Blog

Autocrítica en Verano


autocritica

Este verano ha llegado el momento de dejar atrás los complejos físicos o mentales fruto de una mala percepción de nuestra persona. Veamos cómo apostar, feliz, por una misma.

  1. Acéptate

    • Tienes que quererte tal y como eres, con tus cualidades y limitaciones. Todo suma, nada resta.
    • Mírate al espejo y practica en voz alta afirmaciones positivas que te ayuden a mejorar la idea que tienes de ti misma del tipo: “qué bien me veo hoy”, “me siento feliz”, “voy a conseguir llegar al peso que me he propuesto de una forma saludable”, etc. A la larga, dan resultados.
    • Deja de infravalorarte, no eres menos que los demás. Elimina pensamientos de tu mente como (“me siento gorda”, “no soy lo suficiente guapa”, “si fuese algo más alta, mi pecho no me gusta”, etc…

  2. No pierdas el tiempo comparándote con los demás

    • No hay nadie igual a ti, eres única. Si insistes en compararte con los demás siempre encontrarás a alguien más guapa que tú, más inteligente que tú, con mejor físico que tú, etc. Se trata de que te aprecies y te valores tal y como eres, porque así como te veas a ti misma construirás tu autoestima.
    • La mejor manera de hacerlo es concentrarse en ser la persona que quieres ser, y no seguir el mismo cliché que las demás. Alcanzarás un buen concepto de ti misma cuando te veas y sientas plena por ser tú, con todo lo que ello implica.

  3. No te obsesiones con tu apariencia

    • Todas las personas son bellas a su manera. No hay guapos o feos, son cánones de belleza que se nos imponen socialmente pero que nada tienen que ver con el sentir más profundo del ser humano.
    • Si quieres sentirte bien contigo misma, empieza por eliminar pequeños malos hábitos como pasar más de 10 o 15 minutos al día frente al espejo haciendo una valoración crítica de cómo te ves en ese momento.
    • Tu prioridad tiene que ser sentirte sana y en equilibrio emocional, y no tu apariencia física. La belleza empieza por el interior, eso es lo que más debes aprender a cultivar.

  4. Realiza autocrítica constructiva

    • Esfuérzate por desarrollar una actitud positiva. La actitud determina el estado de ánimo, así que si hay algo que no te gusta de ti misma acéptalo como es y busca soluciones tranquilas y meditadas que te acerquen a la imagen que crees que es la ideal para tu persona.
    • Analiza tus puntos fuertes y débiles (¿cómo eres?, ¿cómo te sientes con tu cuerpo?), capacidades, habilidades, dificultades que nos limitan, etc.
    • Analiza tus pensamientos y emociones (¿Qué piensas cuando te miras al espejo?, ¿cómo te hace sentir?, ¿qué debes cambiar para sentirme mejor?, ¿qué pautas vas a seguir para conseguirlo?…)

  5. Desarrolla tu propio estilo

    • Elige una ropa que te haga sentir bien. Si no lo tienes claro experimenta probándote varios estilos hasta que des con uno con el que te sientas cómoda y segura.
    • Da igual que creas que algo no te sienta bien (ropa, peinado, calzado, etc.), anímate a probar cosas nuevas, seguramente llegarás a descubrir partes de ti que hasta el momento te eran desconocidas. Sal de tu zona de confort.

  6. Eres la única responsable de lo que te pasa

    • No culpabilices a nadie por lo que te sucede o el concepto que tienes de ti misma. Eres tú quien, a través de tu sistema de creencias, das valor a palabras o pensamientos de otras personas.
    • Debes ser capaz de valorar y aceptar las críticas de los demás, desechando las que son hirientes. No hay que confundir crítica con menosprecio.

  7. Cuida de ti misma

    • Opta por una alimentación saludable, una buena nutrición es esencial para el buen funcionamiento de la mente y la sensación de bienestar. Créate una dieta a medida.
    • El ejercicio te ayudará a liberar tensiones y sentirte mejor. Está probado que el aumento de la actividad física aumenta la secreción de las hormonas de la felicidad (endorfinas).
    • El agua es nuestra gasolina, ayuda a oxigenar la mente y con ello conseguirás la calma.
    • Haz pequeños cambios en tu aspecto físico (un corte pelo, ropa nueva, etc.). Verse con un nuevo aspecto mejora el estado de ánimo.

  8. Dedica un momento del día solo para ti

    • Celebra los momentos positivos que has tenido al día, siempre hallarás alguno.
    • Mímate: Se nos olvida con demasiada facilidad que la vida es algo más que asumir responsabilidades (démonos un masaje, disfrutemos de las caricias de nuestra pareja, olvidémonos del trabajo, etc.).
    • Disfruta de la tranquilidad (date un baño caliente, léete un buen libro, bebe un té mientras tomas el sol en la terraza, etc.).
    • De vez en cuando date un capricho porque lo mereces. La vida está para disfrutarla.

  9. Apuesta por el sentido del humor, que la risa sea tu aliada

    • Reírte aporta a tu estado de ánimo enormes beneficios, tanto a nivel físico (reduce el colesterol en sangre, favorece la oxigenación de cuerpo y mente, elimina tensiones musculares, limpia los pulmones, ayuda a paliar el insomnio, etc.) como psicológico (favorece la reducción de las principales hormona que producen el estrés, ayuda a estados de ánimo adversos como la depresión y la ansiedad, aumenta la confianza en uno mismo…).
    • Rodéate de personas alegres, la risa se contagia. Sumérgete en este optimismo.

  10. Establece pequeñas metas alcanzables

    • Por mucho que quieras llegar a todo es imposible. Estableciendo pequeñas metas alcanzables irás animándote a seguir avanzando por el camino del autodescubrimiento.
    • Aprende a priorizar lo que es más urgente, desechando todo aquello que no lo es, veremos que de esta forma la carga se hace mucho más llevadera.

autocritica


23 junio, 2015
Opiniones